Nos dijeron que debíamos encajar

Nuestro mundo está lleno de negocios, de fábricas, industrias y empresas que producen chismes, hacen sitios web, cuidan de la gente enferma y responden el teléfono. Y todas estas fábricas, necesitan trabajadores.

Lo peor de todo es que nos dijeron que si aprendíamos a ser uno de estos trabajadores, si permanecíamos atentos en la escuela, si seguíamos un manual y nos esforzábamos cada día; ellos nos cuidarían.

Nos dijeron que no hacía falta ser brillantes, ni creativos, ni atrevidos, ni curiosos. Que no era importante correr ningún riesgo porque de cualquier manera, nos pagarían mucho dinero, nos proporcionarían un seguro médico y nos ofrecerían seguridad laboral.

Nos dijeron que deberíamos estructurar bien nuestra hoja de vida para que encajáramos y pudiéramos seguir instrucciones.

Nos dijeron que nuestro currículum estaría en una pila, junto a otros currículum y que todos los aspirantes al cargo, estarían ansiosos por adaptarse y cumplir requisitos.

Nos dijeron que nuestro cubículo estaría junto a los otros; y que todos ellos, serían idénticos.

Nos dijeron que nuestra tarjeta de presentación, nuestro traje y nuestra manera de enfocar los problemas, estaría diseñada para que nos adaptáramos fácilmente.

Nos dijeron que nos tragáramos el orgullo y que no persiguiéramos ningún sueño. Y a cambio, nos prometerían premios, si aguantábamos; incentivos, si nos integrábamos al sistema; recompensas si hacíamos lo que nos pedían, y riqueza si nos conformábamos.

Nos dijeron que lo único que debíamos hacer sería mantener la cabeza abajo, trabajar duro y esperar para ser elegidos.

¿Encajar y no pensar?…Entonces, deberíamos morir ahora mismo.

Hacer lo que estamos haciendo ahora y desear obtener algo más como resultado, es un suicidio. Clic para tuitear


¿Cuánto vas a esperar?

La era industrial construyó la trampa de la que somos prisioneros. Pero no lo hizo de golpe. Tardó siglos en perfeccionarla y nos sedujo con un salario decente y montones de reconocimientos. Nos conformó.

Es por ello que necesitamos volvernos inconformistas y curiosos, darnos una bofetada y comenzar a hacer algo excepcional, salir y cambiar las cosas que importan.

Puedes ir a todas las reuniones, leer todos los libros y asistir a todos los seminarios que quieras, pero si no descubres la manera de adaptar tu zona de confort al nuevo mundo de hoy, no te servirán de nada las estrategias ya existentes.

Además, ten presente que nadie va a llamar a tu puerta, la revolución no va a pasar por tu universidad y el cambio no va a venir de tu jefe. Hoy más que nunca, todo depende de ti.

Sabemos lo mucho que te implicas día a día y es una lástima que el sistema trabaje a toda máquina para alejarte de las personas y de los proyectos que te importan.

Es una pena haber perdido tanto tiempo, pero sería imperdonable seguir esperando. Eres capaz de aportar mucho y te necesitamos ya!

Tu misión no es copiar o editar al mundo, sino crearlo Clic para tuitear


Si el presente no cambia, hazlo tú

Vivimos en tiempos increíbles, donde internet habilita el milagro y desmorona el significado de imposible.

Aqui viene una revolución. Re-Evoluciónate!

Eres capaz de marcar la diferencia, de ser audaz, de cambiar muchas cosas. Ahora tenemos la oportunidad de ser geniales, sólo necesitamos dar un paso al frente y querer serlo.

El potencial del cambio no está en el propio cambio, sino en las personas que lo ejercen, lo esparcen y lo hacen accesible a otros.

Está en aquellos que cambian la realidad, que montan revoluciones y son recordados cuando ya no están, porque hicieron algo que necesitaba ser hecho y lo hicieron cuando nadie se atrevió a hacerlo.

Comienza ahora y no olvides que NO es suficiente con emprender ni con decir que eres un emprendedor. No vale con saber herramientas o entender cómo hacer esto o aquello. Nada de eso vale si no sales ahí afuera y empiezas.

No cuenta si no inicias!

Photo Credits: @gapingvoid

Lo fascinante no ocurre por que sí, tu haces que suceda. Clic para tuitear